Centro autorizado por la Consejería de Sanidad.
Inscrito en el registro con el nº CS 12894
¿Adicto a la Pornografía?
Contáctenos y soluciónelo:
91 002 32 82/661 556 495
Estás en > Página de inicio > Solución y testimonios

Solución y testimonios

La adicción a la pornografía es un problema creciente en todos los países de occidente. Se estima que el 7% de la población española es adicta o consumidora abusiva de pornografía.

Las nuevas tecnologías y las facilidades para acceder a contenidos pornográficos han disparado este tipo de adicción en los últimos años. Aumentando especialmente en varones entre 16 - 45 años.

Las consecuencias de la adicción a la pornografía se manifiestan en la vida familiar, vida social y vida en pareja, llegando a afectar incluso al rendimiento laboral. Existen varios síntomas que nos pueden indicar si una persona es adicta a la pornografía.

Te ofrecemos soluciones reales al problema.

Primera consulta y detección Para familiares o amigos.

Te recomendamos visitarnos antes de evaluar o hacer frente al problema. Un enfoque erróneo del mismo podría cerrar una puerta a la solución.

En la primera consulta puedes estar en compañía de algún amigo o familiar de la persona afectada. El objetivo de esta consulta es aprender a identificar el problema, su alcance y gravedad.

Puede ponerse en contacto con nosotros en los teléfonos 91 002 32 82/661 556 495 o rellenando el siguiente formulario.

Tratamiento presencial

El tratamiento presencial se realizará en nuestras instalaciones en Madrid.

Existe posibilidad de tratamiento en sesiones individuales o en grupo, según preferencias.

Sesiones de apoyo a familiares.

Ofrecemos también asesoramiento específico a familiares y amigos para sobrellevar el problema y guiar en el proceso de recuperación.

El asesoramiento puede ser privado, en grupo, constante o eventual.

Consultas on-line

Para personas no residentes en Madrid le ofrecemos también la posibilidad de comunicación on-line.


Testimonios


Mi hermano mayor estudia una ingeniería, siempre había pasado mucho tiempo en el ordenador pero en algún momento empezó a aislarse más, siempre cerraba la puerta de su habitación, apenas salía ni para comer y cuando lo hacía era para discutir y gritar si mis padres le decían algo, sus notas bajaron mucho. La situación se hizo insostenible y decidí hablar con él, al final me confesó su problema "no puedo dejar de ver porno". Me lo tomé como algo personal y decidí estar con él en todo el proceso, buscamos ayuda y ahora está en tratamiento; aún no veo muchos progresos, la relación con nosotros sigue siendo distante, aunque mi madre está muy contenta porque ya no cierra la puerta de su habitación y sale con una chica desde hace tres meses.

Desde hace 3 años las relaciones con mi pareja se habían deteriorado. Mi marido es directivo en una importante compañía, y al principio pensé que la causa era su estrés laboral. Hace un año entré de repente en el despacho que tiene en casa y él cerró bruscamente el portátil y le noté nervioso. Eso me hizo sospechar que me ocultaba algo, primero pensé en otra mujer y empecé a investigar. No tardé en descubrir que el problema no era otra mujer sino la pornografía.
Lo intenté hablar en repetidas ocasiones con él pero siempre se ponía a la defensiva y minimizaba el problema. Cuando ya no pude más le di un ultimátum y tres meses después acudimos a un profesional; aún paso otro mes hasta que decidió iniciar la terapia.
Lleva ocho meses en tratamiento y he reencontrado al hombre con el que me casé.

Hace unos meses cuando llegue a mi casa de la consulta de la psicóloga muy preocupado porque me había dicho que era adicto al porno. Me sentí como en una de esas películas en las que un alcohólico sale diciendo "hola, me llamo Luis y soy alcohólico", ¿cómo me puede podía estar pasando esto a mí?, siempre he sido un tío muy social y he ligado cuanto he querido aunque es verdad que desde hacía unos meses apenas salía de casa. En mi trabajo me habían dado un ultimátum porque había bajado mi rendimiento y esa era la razón que me había llevado a la psicóloga. Mis colegas también se quejaban de que casi no me veían. Mientras escribo esto aún tengo ganas de conectarme pero no voy a hacerlo, he avanzado mucho aún me queda un largo camino pero estoy dispuesto a recuperar mi vida. Esta noche salgo con un grupo de solteros con los que últimamente he empezado a quedar.

Mi novio no me hacía ni caso, dejamos de salir con amigos, vamos, muy mal. Se pasaba todo el día navegando, al final después una bronca muy gorda me confesó que se pasaba el día viendo porno. Al final lo dejamos pero él empezó terapia en un grupo y ahora nos vemos de vez en cuando, me cuenta lo que le pasaba, como se sentía y ahora lo entiendo. Le estoy ayudando y a ver qué pasa...

Copyright © N-Trance 2017 | | Teléfonos: 91 002 32 82/661 556 495 | Contáctenos